Archive for the ‘Zaragoza’ Category

h1

Farewell

17 diciembre 2009

Anónimo García was breed in a working class family in the outskirts of Zaragoza, a provincial city in NE Spain. As a young adult, his ideals (mainly multiculturalism, freedom, creativity, self-realisation, architectural beauty, environmentally sustainable living and respect for other living beings, among others) made him feel severely disappointed with his hometown and his fellow countrymen. In opposition, his arrival to Oxford in 2004 and London in 2005 left a profound positive mark on him, as he experimented how both cities embraced or promoted most of these ideals. London also offered him the chance to fulfil his potential in multimedia work, which he has used to support the Latin American community since his arrival to the city.

This series of digital photographs are a homage to the city in which García “was born for a second time”. The stills have been chosen to represent various aspects of what for him is London’s greatness, including some of his above mentioned ideals.

LONDON BEFORE MIDNIGHT View from Greenwich Park, 2007
HURRY UP, HARRY Thames Pathway in North Greenwich, 2008
EGO & ALIUM Westminster Tube Station, 2008
BRICK LANE 2009
HARMONY OF THE OPPOSITES Trafalgar Square during Pride celebrations, 2008
ROMEO Soho, 2009
.
Read the review of the exhibition on page 22 of this newspaper
.
Visit García’s blog here.
h1

Yo hice que pusieran a los Dead Kennedys en el hilo musical de Vips

14 enero 2009
N a c o, dicho y hecho

Tendría dieciséis o diecisiete años y estaba yo atisbando el punk desde toda mi pubertad, con fruición y ansia, cuando sucedió lo que voy a contar a continuación.

Quedaba mi colegio cerca de Vips (una especie de híbrido entre tienda de chinos y Corte Inglés: tamaño medio, un poco de todo, amplio horario de apertura, todo ello elevado a la pijésima potencia), y a veces lo frecuentaba en los recreos con mi amigo Meteoro. Buscaba insistentemente gangas (costumbre que hoy perdura y se enfatiza en la profusión de tiendas de segunda mano de las calles de Londres), y de entre las que encontré allí recuerdo una cinta de Simon & Garfunkel (con una versión de estudio de Kathy’s Song que no he podido encontrar en ningún otro sitio, ni siquiera en el internet), un VHS de la película de los Doors (la cual no me gustó un pelo), y un recopilatorio de cuatro cedés de música punk, que es lo que viene a cuento.

Mis padres habían comprado una cadena de música en 1986, tres años después de la comercialización del cedé. El reproductor de la cadena era, por tanto, bastante arcaico, y los discos “saltaban” con mucha frecuencia. Recuerdo ratos interminables pirateando grabando en cintas discos de Queen canción por canción, hasta que iba consiguiendo que sonasen enteras sin saltar, lo cual no ocurría normalmente hasta el tercer o cuarto intento. Había cedés que funcionaban especialmente mal, saltando repetidamente a cada fracción de segundo. Este recopilatorio de punk era uno de ésos.

Así que me volví a Vips durante otro recreo a que me descambiasen el disco, a ver si otro funcionaba mejor.  Se llevaron el que traía para probarlo, y me entretuve mirando otras cosas. En estas que empieza a sonar una imponente batería, a la que se une un bajo glorioso, una guitarra desafiante y, finalmente, un canto sarcástico que se convierte en maniático al poco. Me quedé maravillado con la potencia de la canción, subrayada en toda la magnitud del sistema de sonido de Vips, y me sorprendió grandemente que una tal canción sonase en un tal sitio como aquél.

Me gusta pensar que los clientes se pusieron todos nerviosos y se fueron al comienzo del segundo verso sin comprar nada. En realidad no sé lo que pasó. El disco funcionaba evidentemente bien en su reproductor, pero no recuerdo si me lo cambiaron o me llevé el mismo. Esa canción, California Uber Alles, es hoy mi favorita de los Dead Kennedys y la he declarado como de las mejores de todos los tiempos.

Como apunte final, diré que me produce especial deleite desvertir este hecho de fortuitidad, imaginármelo perpetrado, y así poder llamarlo -con poca modestia- surrealista, o punk veintero. Y que mientras esto ocurría, miles de hutus y tutsis se aniquilaban mutuamente para conquistar por la puerta grande uno de los mayores logros humanos: la muerte gratuita.

h1

Recomendación para futuros visitantes a la Expo

13 agosto 2008
Expodescanso

Expodescanso

Por un poquititico más de dinero, vénganse a Londres.

[Que también hay mucha gente pero con cosas para todos a la vez, conocerán muchos países, verán arquitectura moderna de la buena y hasta comerán más barato.]

h1

Ciclonudista 2008 en Zaragoza

11 junio 2008


Y el sábado que viene la de Londres! Yuhu!

[Más]

[Vea otras ciclonudistas]

h1

…y otra de arena

24 diciembre 2007

No hay mayor placer en el mundo que el que da escuchar buena música (cada cual la que le toque) mientras recorres en bici las calles de Zaragoza en las primeras horas de la noche.

Probadlo y veréis.

h1

Una de cal…

23 diciembre 2007

[Siento mucho tener que decir esto:]

Al principio lo repetí hasta hartarmeros, la pura comparación le mataba. Pero quise perdonarla, me fui arrepintiendo de la dureza de mis palabras (ahora me da vergüenza poner estos enlaces), y poco a poco la logré ver como una hemana menor, incompleta, hasta que por fin acepté sus fallos, pensando en que algún día maduraría. Borré de mi boca las palabras feas y en su lugar puse bonitas, y probé que, a pesar de todo, aún la amaba.

Pero hoy he de volverlo a decir: Zaragoza es una ciudad inhóspita y desalmada. Cuántas películas de terror se rodarían en ella si no fuese tan feúcha, y cuántos Lovecrafts encontrarían aquí inspiración si no fuese tan desgarbada.

* * *

PD: Me siento orgulloso de no ser un zaragozano más: de haber tenido (y pocas veces me leeréis decir estas cosas) la claridad de visión, la apertura de mente o la valentía de haber salido de la onda.

* * *

Al señor Destrozabicicletas: Gracias por haberme pinchado sólo la rueda delantera y haber dejado el resto, menos el timbre, el faro y un freno, intacto. De continuar con su labor, habría tenido que volver andando a casa. Sé la mengua de diversión que eso supuso para Ud., por eso le agradezco el esfuerzo.

A don Escupitajos: Gracias por haber querido limpiar mi sillín con sus babas. Pero la próxima vez ¡no se olvide de pasarle el trapico después, que por poco me mancho!

Mi bici, agradecida.
h1

Zaragoceando en Guirilandia

2 septiembre 2007

[Modelo]

A %d blogueros les gusta esto: