h1

Yo hice que pusieran a los Dead Kennedys en el hilo musical de Vips

14 enero 2009
N a c o, dicho y hecho

Tendría dieciséis o diecisiete años y estaba yo atisbando el punk desde toda mi pubertad, con fruición y ansia, cuando sucedió lo que voy a contar a continuación.

Quedaba mi colegio cerca de Vips (una especie de híbrido entre tienda de chinos y Corte Inglés: tamaño medio, un poco de todo, amplio horario de apertura, todo ello elevado a la pijésima potencia), y a veces lo frecuentaba en los recreos con mi amigo Meteoro. Buscaba insistentemente gangas (costumbre que hoy perdura y se enfatiza en la profusión de tiendas de segunda mano de las calles de Londres), y de entre las que encontré allí recuerdo una cinta de Simon & Garfunkel (con una versión de estudio de Kathy’s Song que no he podido encontrar en ningún otro sitio, ni siquiera en el internet), un VHS de la película de los Doors (la cual no me gustó un pelo), y un recopilatorio de cuatro cedés de música punk, que es lo que viene a cuento.

Mis padres habían comprado una cadena de música en 1986, tres años después de la comercialización del cedé. El reproductor de la cadena era, por tanto, bastante arcaico, y los discos “saltaban” con mucha frecuencia. Recuerdo ratos interminables pirateando grabando en cintas discos de Queen canción por canción, hasta que iba consiguiendo que sonasen enteras sin saltar, lo cual no ocurría normalmente hasta el tercer o cuarto intento. Había cedés que funcionaban especialmente mal, saltando repetidamente a cada fracción de segundo. Este recopilatorio de punk era uno de ésos.

Así que me volví a Vips durante otro recreo a que me descambiasen el disco, a ver si otro funcionaba mejor.  Se llevaron el que traía para probarlo, y me entretuve mirando otras cosas. En estas que empieza a sonar una imponente batería, a la que se une un bajo glorioso, una guitarra desafiante y, finalmente, un canto sarcástico que se convierte en maniático al poco. Me quedé maravillado con la potencia de la canción, subrayada en toda la magnitud del sistema de sonido de Vips, y me sorprendió grandemente que una tal canción sonase en un tal sitio como aquél.

Me gusta pensar que los clientes se pusieron todos nerviosos y se fueron al comienzo del segundo verso sin comprar nada. En realidad no sé lo que pasó. El disco funcionaba evidentemente bien en su reproductor, pero no recuerdo si me lo cambiaron o me llevé el mismo. Esa canción, California Uber Alles, es hoy mi favorita de los Dead Kennedys y la he declarado como de las mejores de todos los tiempos.

Como apunte final, diré que me produce especial deleite desvertir este hecho de fortuitidad, imaginármelo perpetrado, y así poder llamarlo -con poca modestia- surrealista, o punk veintero. Y que mientras esto ocurría, miles de hutus y tutsis se aniquilaban mutuamente para conquistar por la puerta grande uno de los mayores logros humanos: la muerte gratuita.

10 comentarios

  1. Je, je…

    Mírate el vídeo que hay aquí, la grabación del We’ve Got a Bigger Problem en el estudio

    http://laopcionb.com/2008/11/04/hasta-la-vista-baby/


  2. ¿Entonces de dónde eres?


  3. Gracias Pe, qué bueno el vídeo… parece mentira que los Dead Kennedys parezcan unos tíos tan normales.

    Parce, soy de Marte, creo.


  4. Joder que bueno RA, no m acordaba ya de ese episodio¡¡


  5. Meteorito! Qué alegría verte por aquí de vuelta! Anda, que como nos pongamos a contar todas las aventuras que hemos vivido…


  6. una mañana como otra cualquiera me dispuse a tomar un chocolate con churros en la cafetería de VIPS, mientras hablaba de política con mi amiga pepita, cuando nuestra paz se vio alterada por unos ruidos de mí una furia desconocida que me hizo saltar a dos metros de donde estaba, con el correspondiente retroceso de la silla, que fue a parar en las narices de un crío de 17 años que hacía pirola. Sin más permiso que el de mis ansias de revolución las neuronas, alocadas, comenzaron a lanzar órdenes contradictorias a mis pies, que con el movimiento desatascaron la sangre de las varices, propulsándola al resto de mi cuerpo, insaciable.

    De un escupitajo lancé la dentadura postiza al plato de tortitas con miel de pepita, que contemplaba atónita mi sorprendente reacción. A la liberación del moño siguió la de mi falda arremangada y no había tenido tiempo de soltarme el moño, que ya estaba sobre la mesa girando mi cabeza con violencia en el sentido de las aspas de un molino.

    Los acordes se sucedían con californiana lógica y en el momento de clímax salté sobre el gerente, tetamen al aire, que se esforzaba por que detuvieran tan infernal canción.

    Y esa es la historia, nietos míos, que me llevó a la tumba y a VIPS a cerrar.

    vuestra abuela que os quiere,

    Piluca

    m o r t iii m e r
    llevanunañoesperando


  7. Sólo superable por Holidays en Cambodia.


  8. Mortiiimer, al parecer ha leído esta entrada el tendero que me atendió en Vips! Me ha mandado un email exponiendo su versión de los hechos, el día menos pensao lo copiopegueo, corcho!

    Cierto, Budoson, pero me temo que no puedo ser imparcial ni mucho menos, como comprenderás, así que me declaro por la que ya he dicho :)


  9. espérolo con impaciencia, pues : )


  10. Hola Ra!

    Se te hecha de menos por aca en Londonium pero me alegra el saber que la aventura de vivir se extiende a otras tierras y se nutrira con nuevas viveebancias que esperamos poder seguir en tu tan buen blog…
    Pude salvar lo que me enviastes, grachias y saludos a tu gente en Zaratrusta y un x a la princesa amanecer.
    La beba sigue en su nidito por aca…
    Abrazotes

    Jorge



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: