h1

Oxford 2004

18 marzo 2012

Understand the purest poet ever existed and admire the finest city in the world. Feel the creativity and inspiration that emanate from its spires, flooding the streets with Romantic verses and endless strings of imagination. Let the tides guide you through the intricate streets of mesmerising beauty and fill your imagination with stories of centuries past. Let your mind rest in the fresh meadows behind Christ Church, stroll along the river Thames, inhale nature and culture at equal parts and let your mind be taken. Grasp a glimpse of Oxford and be amazed forever.

Wake up.

Give yourself an hour and a half and you’ll get to the centre of the rush and chaos. Roll down the stomach of the monster, stop at every corner to admire a newer, even more impressive sight. Take a futuristic train, roll from rooftop to rooftop and from skyscraper to skyscraper. Stop at point zero and admire the city under your feet. Hop on a bus, let it take you anywhere. It’ll be fine as long as you got a camera. Try a galactic outfit and dance to a music you don’t understand. Fall in love. Do whatever you feel like: in London noone would judge you bad.

Dream.

h1

Farewell

17 diciembre 2009

Anónimo García was breed in a working class family in the outskirts of Zaragoza, a provincial city in NE Spain. As a young adult, his ideals (mainly multiculturalism, freedom, creativity, self-realisation, architectural beauty, environmentally sustainable living and respect for other living beings, among others) made him feel severely disappointed with his hometown and his fellow countrymen. In opposition, his arrival to Oxford in 2004 and London in 2005 left a profound positive mark on him, as he experimented how both cities embraced or promoted most of these ideals. London also offered him the chance to fulfil his potential in multimedia work, which he has used to support the Latin American community since his arrival to the city.

This series of digital photographs are a homage to the city in which García “was born for a second time”. The stills have been chosen to represent various aspects of what for him is London’s greatness, including some of his above mentioned ideals.

LONDON BEFORE MIDNIGHT View from Greenwich Park, 2007
HURRY UP, HARRY Thames Pathway in North Greenwich, 2008
EGO & ALIUM Westminster Tube Station, 2008
BRICK LANE 2009
HARMONY OF THE OPPOSITES Trafalgar Square during Pride celebrations, 2008
ROMEO Soho, 2009
.
Read the review of the exhibition on page 22 of this newspaper
.
Visit García’s blog here.
h1

Ética vs. ecomomía: el caso trágico de Aminatou Haidar

9 diciembre 2009

Aminatou Haidar, en cuyo haber figuran varios premios por su trabajo por los derechos humanos, incluyendo una nominación al premio Nobel de la Paz, lleva 25 días en huelga de hambre. España tiene la llave de su vida.

Pongámonos en contexto: Marruecos gobierna parte del territorio del Sáhara Occidental desde que España lo abandonó en 1975; los saharauis no aceptan ese dominio, ni tampoco está reconocido por ningún organismo internacional.

Aminatou Haidar durante su intervención en Sandblast Festival 2007, Londres

Apuntando al caso que nos atañe: Aminatou Haidar volvía a El Aaiún después de recoger un premio por su labor en Nueva York, y al desembarcar en el aeropuerto escribió “Sáhara Occidental” como su país de procedencia en un mero documento administrativo fronterizo. Esto le valió la retirada de su pasaporte y su deportación a España.

Como señala José María Ridao para El País, el castigo impuesto por Marruecos es desproporcionado a la acción, no está establecido mediante ninguna norma, y es contrario a un derecho humano básico: la nacionalidad y regresar al propio país. Además, Aminatou subió al avión de vuelta y franqueó la frontera española indocumentada, lo cual hace cómplices a las autoridades españolas ante un caso de castigo arbitrario y contrario a los Derechos Humanos.

La tensión crece exponencialmente con cada día de huelga, tanto por la salud de Aminatou, que ya es crítica, como por la relación entre ambos paises. España no quiere ningún roce con Marruecos, país que “combate todas esas plagas que acechan a España, como la emigración clandestina, el tráfico de droga, el extremismo y el terrorismo”, según recordó, amenazante, el líder del partido del rey Mohamed VI (El País). Además, están en juego numerosos tratados económicos – en particular el de la explotación pesquera de aguas saharauis por parte de barcos españoles -, y por supuesto, Ceuta y Melilla. España es un país soberano sometido a los antojos de Marruecos; éste parece burlarse de todos los implicados, mientras que la entereza moral de aquél está en juicio.

Es hora de comprobar qué es lo que realmente dirige a las democracias capitalistas: si el espíritu ético de la primera parte del binomio o el beneficio económico de la segunda. Los que vivimos en Londres podemos apoyar al primero el próximo jueves 10 de diciembre a las 12:00 pm ante la verja de Downing Street, en Whitehall [mapa].

Entradas relacionadas:
* Españoleando en Guirilandia
* La marcha verde (mala)

h1

Por qué el transporte en Londres no es caro

5 diciembre 2009

1. Con la tarjeta Oyster los viajes cuestan la mitad, y a partir del tercer o cuarto viaje en un mismo día los demás son gratis.

2. Los menores de 16 y los mayores de 60 no pagan.

3. Los estudiantes, desempleados y personas con necesidad tienen descuentos del 30% – 50%.

Estas medidas perjudican a los turistas, a los que no les llega a convencer la idea de pagar £3 por una Oyster, pero benefician a los londinenses, y entre ellos, a los que más los necesitan.

h1

Estudio del spot televisivo del automóvil Peugeot 206 a través de los conceptos de la escuela de Frankfurt

2 diciembre 2009

La escuela de Frankfurt es una corriente de pensamiento filosófico y social que nació en 1923 en la ciudad alemana de la que toma el nombre. El ascenso al poder del partido nazi en Alemania en 1933 obligó a la mayoría de sus miembros a emigrar a Estados Unidos. Tras observar el nacimiento de los medios audiovisuales con esperanza, comprobaron con desilusión cómo eran manipulados: políticamente en su país de origen y económicamente en el de acogida.

Sus teorías sobre la comunicación siguen teniendo plena vigencia hoy. Lo comprobaremos analizando con ellas un anuncio moderno, el del Peugeot 206. En él, un joven remodela su viejo coche para convertirlo en el anunciado por una revista, tras lo cual obtiene reconocimiento social de conducir el “nuevo” modelo.

Muchos de los conceptos de la crítica que la escuela de Frankfurt hace a los medios de comunicación los observamos ya en Marx, de quien aquélla los adquiere. En primer lugar, este autor define el valor de uso de un determinado objeto como la utilidad que éste le brinda al individuo[1]. Así, el proceso de transformación mostrado en el spot no cambia el valor de uso del automóvil, que continúa siendo el de transporte.

En segundo lugar, para Marx el valor de cambio es una “determinada manera social de expresar el trabajo invertido en un objeto”[2]. Por tanto, el valor de cambio del automóvil ha aumentado al haber invertido el protagonista trabajo en él, aún a pesar de que con ese trabajo no le haya agregado ninguna utilidad nueva al vehículo. Lo que le ha agregado, en cambio, ha sido valor como fetiche.

Éste es el tercero de los conceptos marxistas encontrados en la escuela de Frankfurt. Marx define el fetichismo como el “carácter misterioso” que dota a los objetos de la capacidad de establecer las relaciones sociales entre individuos[3]. Así, Adorno, uno de los mejores exponentes de la escuela, habla de un “orden social objetificado”[4]. Claramente, el protagonista parece definir su estatus a través de la posesión o carencia de un modelo de automóvil.

Para continuar con el análisis repasemos con más detalle la actitud de los personajes en el spot. Al principio, el protagonista se muestra disconforme y pasa desapercibido entre la masa; en cambio con el nuevo modelo se muestra orgulloso y provoca miradas de aprobación y admiración. En particular, la máquina parece despertar los instintos sexuales de una mujer joven.

Veamos qué nos tiene que decir la escuela de Frankfurt sobre estas actitudes. La vanidad con la que el protagonista observa a los demás desde el vehículo reformado deja patente su narcisismo, un rasgo de la personalidad fomentado por los medios de la comunicación en la sociedad de consumo. La aparente mejoría en su estado de ánimo ejemplifica, además, la cultura afirmativa, definida por la escuela de Frankfurt como la identificación de felicidad con satisfacción material[5].

La apelación a los instintos, en concreto al sexual, queda patente en la mujer joven. Ésta es una característica de la pseudocultura, que tanto Adorno como Horkheimer definen como el nuevo modelo cultural proveniente de la estandarización y repetición de los mensajes por parte de los medios de comunicación de masas[6].

Llegados a este punto debemos salirnos del propio spot para observarlo como una gota dentro de una marea de programación televisiva. Dentro de ella no es difícil observar esta estandarización promulgada por la escuela de Frankfurt, que plantea una paradoja también presente en el spot: la promesa de una diferenciación social que imita el modelo de consumo de las clases dominantes, pero que nunca podrá conseguirse con un automóvil de consumo masivo como el anunciado. Al mismo tiempo, esa estandarización conduce a la unidimensionalidad, o la imposición de un conjunto de posicionamientos y el complementario rechazo de comportamientos alternativos. Así, este spot destaca, obedeciendo al estándar de los de su clase, una relación entre posesión del automóvil y atracción sexual, obviando la más contrastada crítica a la que se enfrenta actualmente el automóvil privado (contaminación, conveniencia de su uso urbano, etc.). Ejemplos de este concepto son la afición que los jóvenes de clase humilde sienten hacia los coches tunning o el frecuente escarnio del que los ciclistas urbanos son objeto por parte de los conductores.

No debemos pasar por alto, no obstante, que esa relación automóvil-atracción sexual es fácilmente identificable y criticable por cualquier telespectador como mero recurso publicitario, y que este spot es más bien contemplado como una broma de ficción que como un hecho en sí. Sin embargo, esta relación, así como los otros conceptos aquí expuestos, quedan indudablemente fijados en el subconsciente colectivo y se expresan inconscientemente en la conducta de la masa.


[1] Marx, C. (1867) El Capital. V. Libro Primero, Sección Primera, Capítulo I, Título 1: Los dos factores de la mercancía: valor de uso y valor (sustancia del valor, magnitud del valor). Disponible en http://www.ucm.es/info/bas/es/marx-eng/capital1/

[2] Ibíd. V. Título 3: La forma de valor o el valor de cambio.

[3] Ibíd.

[4] Adorno, T. (1947) Minima Moralia. V. Parte Tercera. Disponible en http://www.marxists.org/reference/archive/adorno/1951/mm/index.htm

[5] Mattelart, A. y Mattelart, M. (2000) Pensar sobre los medios: comunicación y crítica social. Santiago de Chile: LOM Ediciones. V. p. 123. Disponible en http://books.google.co.uk/books?id=7PoSYDd7e70C&pg

[6] Muñoz, B. (2009) “Teoría de la Pseudocultura”. En Román Reyes (Dir): Diccionario Crítico de Ciencias SocialesTerminología Científico-Social, Madrid-México: Ed. Plaza y Valdés. Disponible en http://www.ucm.es/info/eurotheo/diccionario/P/pseudocultura.htm

h1

25 horas

25 octubre 2009

Ya podían ser todos los días como hoy.

h1

Los Beatles y la arquitectura clásica

8 junio 2009

A los dos les pasa lo mismo: que son viejunos viejunos, pero están tan frescos como el primer día y parecen más actuales que muchas de las cosas que vinieron después.

Lo he pensado mientras pedaleaba por Abbey Road.

A %d blogueros les gusta esto: