Posts Tagged ‘Sáhara Occidental’

h1

Ética vs. ecomomía: el caso trágico de Aminatou Haidar

9 diciembre 2009

Aminatou Haidar, en cuyo haber figuran varios premios por su trabajo por los derechos humanos, incluyendo una nominación al premio Nobel de la Paz, lleva 25 días en huelga de hambre. España tiene la llave de su vida.

Pongámonos en contexto: Marruecos gobierna parte del territorio del Sáhara Occidental desde que España lo abandonó en 1975; los saharauis no aceptan ese dominio, ni tampoco está reconocido por ningún organismo internacional.

Aminatou Haidar durante su intervención en Sandblast Festival 2007, Londres

Apuntando al caso que nos atañe: Aminatou Haidar volvía a El Aaiún después de recoger un premio por su labor en Nueva York, y al desembarcar en el aeropuerto escribió “Sáhara Occidental” como su país de procedencia en un mero documento administrativo fronterizo. Esto le valió la retirada de su pasaporte y su deportación a España.

Como señala José María Ridao para El País, el castigo impuesto por Marruecos es desproporcionado a la acción, no está establecido mediante ninguna norma, y es contrario a un derecho humano básico: la nacionalidad y regresar al propio país. Además, Aminatou subió al avión de vuelta y franqueó la frontera española indocumentada, lo cual hace cómplices a las autoridades españolas ante un caso de castigo arbitrario y contrario a los Derechos Humanos.

La tensión crece exponencialmente con cada día de huelga, tanto por la salud de Aminatou, que ya es crítica, como por la relación entre ambos paises. España no quiere ningún roce con Marruecos, país que “combate todas esas plagas que acechan a España, como la emigración clandestina, el tráfico de droga, el extremismo y el terrorismo”, según recordó, amenazante, el líder del partido del rey Mohamed VI (El País). Además, están en juego numerosos tratados económicos – en particular el de la explotación pesquera de aguas saharauis por parte de barcos españoles -, y por supuesto, Ceuta y Melilla. España es un país soberano sometido a los antojos de Marruecos; éste parece burlarse de todos los implicados, mientras que la entereza moral de aquél está en juicio.

Es hora de comprobar qué es lo que realmente dirige a las democracias capitalistas: si el espíritu ético de la primera parte del binomio o el beneficio económico de la segunda. Los que vivimos en Londres podemos apoyar al primero el próximo jueves 10 de diciembre a las 12:00 pm ante la verja de Downing Street, en Whitehall [mapa].

Entradas relacionadas:
* Españoleando en Guirilandia
* La marcha verde (mala)

h1

Españoleando en Guirilandia

9 mayo 2009

2009-04-05 Sahara Occidental (11)

h1

La marcha verde (mala)

21 noviembre 2006

¿Por qué será que los ojos se niegan a ver lo que rompe los ojos?

¿Será porque los saharauis han sido una moneda de cambio, ofrecida por empresas y países que compran a Marruecos lo que Marruecos vende aunque no sea suyo?

Hace un par de años, Javier Corcuera entrevistó, en un hospital de Bagdad, a una víctima de los bombardeos contra Irak. Una bomba le había destrozado un brazo. Y ella, que tenía ocho años de edad y había sufrido once operaciones, dijo:

Ojalá no tuviéramos petróleo.

Quizás el pueblo del Sahara es culpable porque en sus largas costas reside el mayor tesoro pesquero del océano Atlántico y porque bajo las inmensidades de arena, que tan vacías parecen, yace la mayor reserva mundial de fosfatos y quizá también hay petróleo, gas y uranio.

En el Corán podría estar, aunque no esté, esta profecía:

Las riquezas naturales serán la maldición de las gentes.

Eduardo Galeano, Muros

* * *

En 1975, el Sáhara Occidental era la única colonia europea que quedaba en África. Tras cien años de colonialismo, desbordada por sus propios problemas internos, España abandonó el país a su suerte el mismo día que Marruecos lo invadía. Sus habitantes fueron desplazados desde la costa al interior del desierto, donde viven en campos de refugiados construídos provisionalmente, pero que continúan en uso 31 años después. Marruecos erigió un muro de 2720 kilómetros de largo (más del doble de la distancia entre La Coruña y Almería) entre ellos y sus antiguas ciudades, lo militarizó fuertemente y lo acompañó de cárcel y tortura. España, democrática, moralmente deudora, indignada con la ETA, ha olvidado y traicionado a este pueblo que usó y tiró, pactando zonas de pesca con Marruecos en aguas saharauis.

Siempre indignados con la ETA, ¿cuántos españoles saben que el dolor del pueblo saharaui se grita en castellano?

* * *

“Quien controla el pasado, controla el futuro; quien controla el presente, controla el pasado”

A %d blogueros les gusta esto: