Archive for the ‘Bici’ Category

h1

El Barco Fantasma de North Greenwich

5 marzo 2009

Londres. Si para el caminante depara lugares sorprendentes a cada paso, al ciclista le reserva un nivel de sorpresas práticamente intolerable en cada viaje. La reacción natural del ciclista intrépido es limitar su capacidad de asombro, y no dedicarle más que una mirada ligera a lo que en otro sitio se convertiría en atracción turística de primera magnitud.

Hoy referiré un hallazgo del que tal vez no podamos hablar en esos términos, pero esa idea, obsesiva y recurrente en esta ciudad, hace ya tiempo que debía haberla plasmado aquí. Queda dicho.

Greenwich es un lugar hermoso e inspirador como ninguno, del que hacía ya tiempo que era amigo. Deleitaba con el siguiente recorrido a todas las visitas suficientemente aguerridas como para montarse en una bicicleta, y todas quedaban boquiabiertas: por el canal hasta Canary Wharf, fantástico, y túnel peatonal por debajo del río hasta Greenwich, toda una experiencia. Una vez con mi amiguete Pe fuimos un poco más allá, recorriendo North Greenwich hasta el O2.

North Greenwich, como la Isla de los Perros, es un antojo del Támesis. Mientras éste, ya casi hecho mar, se mece con aparente calma y las impresionantes alturas de Canary Wharf presiden la orilla opuesta, uno se va deslizando divertido por un circuito zigzagueante donde la única opción es continuar. Diversos hedores van amenizando el recorrido, procedentes de las añejas industrias que lo delimitan. En el camino, un alto, al lado del río, un solar; en un extremo, la Casa Sangrante, en el otro, el Barco Fantasma.

El Barco Fantasma de North Greenwich no es un barco cualquiera. Su curiosa forma, en L, hace dudar en primera instancia de su naturaleza marinera. Es necesario pararse en la distancia y verlo mecerse suavemente para darse cuenta de ello. Una vez corroborado el dato, su extraña forma vuelve a desconcertar al visitante, que busca detalles en su estructura para encontrar una explicación. Por fin, un medidor de alturas a lo largo del palo vertical de la L, junto con un lecho de maderos y unos oxidados mecanismos, le dan a entender que se trata de una especie de barco reparador o transportista de otros barcos.

Mi amigo Pe, aventurero, saltó valientemente a cubierta; yo no lo hice hasta la siguiente visita. Más golosa que la cubierta, excitante pero prácticamente yerma, se presentaba la parte superior, con una casetilla y varios volantes que presumíamos moverían los mecanismos. Pero la escalera para subir, que era hueca y discurría por la parte de atrás directamente sobre el agua, tenía unos cuantos peldaños serrados, y alambre de espino en la barandilla.

Aún sin poder subir, el Barco nos fascinó. Su desgarbada magnitud, su propósito incierto, su extraña forma, su indefinida antigüedad, alimentaban nuestra imaginación vitamínicamente, y les preguntábamos a los ejes, barandillas y planchas por un nombre, una fecha que nos diese alguna pista. Callaban, y nada pudimos averiguar.

* * *

Tras el invierno, este fin de semana volví a visitar a mi amigo gigante, para presentárselo a Juan VI y Pe II. Pero ya no estaba. El solar se encontraba ahora cubierto de montañas de tierra, y sobre ellas gobernaba amenazante la Excavadora Destructora, amarilla y despiadada. Quise aventurarme al otro lado para llegarme hasta la Casa Sangrante, pero la Excavadora movía la pala desafiante. Sólo pude verla a lo lejos, horriblemente mutilada… sus ventanas, antes ciegas, estaban ahora llenas de luz, lo cual indicaba que ya le faltaba el techo…

North Greenwich jamás volverá a ser igual.

Anuncios
h1

Recomendación para combatir la crisis

28 agosto 2008

Publirreportaje

Aquí en el Reino Unido no se crean, que según el piriódico hay una crisis tan o más grande que en España (que ya es decir, con lo que nos gustan las cosas a lo grande). Pero no preocuparse ninguno de los dos países, que combatir la crisis es pan comío con el Potajenol 2-1, un compuesto a base de espinacas, zanahorias, alcachofas y lentejas ya conocido en la antigüedad y que, junto con un vehículo de construcción moderna con mecanismo de pedales, cadena de transmisión y dos ruedas radiadas proporciona energía suficiente para desplazarse rápidamente por la ciudad. ¡Use Potajenol 2-1 a diario y ríase usted de la subida del petróleo!

h1

Ciclonudista 2008 en Londres

14 junio 2008

Todo por la afición:

Power to the people:


David:

I’m going slightly mad:

Bailarines:

Hasta el año que viene, amigos. Feliz pedaleo!

[Vea otras ciclonudistas]

h1

Ciclonudista 2008 en Zaragoza

11 junio 2008


Y el sábado que viene la de Londres! Yuhu!

[Más]

[Vea otras ciclonudistas]

h1

…y otra de arena

24 diciembre 2007

No hay mayor placer en el mundo que el que da escuchar buena música (cada cual la que le toque) mientras recorres en bici las calles de Zaragoza en las primeras horas de la noche.

Probadlo y veréis.

h1

Una de cal…

23 diciembre 2007

[Siento mucho tener que decir esto:]

Al principio lo repetí hasta hartarmeros, la pura comparación le mataba. Pero quise perdonarla, me fui arrepintiendo de la dureza de mis palabras (ahora me da vergüenza poner estos enlaces), y poco a poco la logré ver como una hemana menor, incompleta, hasta que por fin acepté sus fallos, pensando en que algún día maduraría. Borré de mi boca las palabras feas y en su lugar puse bonitas, y probé que, a pesar de todo, aún la amaba.

Pero hoy he de volverlo a decir: Zaragoza es una ciudad inhóspita y desalmada. Cuántas películas de terror se rodarían en ella si no fuese tan feúcha, y cuántos Lovecrafts encontrarían aquí inspiración si no fuese tan desgarbada.

* * *

PD: Me siento orgulloso de no ser un zaragozano más: de haber tenido (y pocas veces me leeréis decir estas cosas) la claridad de visión, la apertura de mente o la valentía de haber salido de la onda.

* * *

Al señor Destrozabicicletas: Gracias por haberme pinchado sólo la rueda delantera y haber dejado el resto, menos el timbre, el faro y un freno, intacto. De continuar con su labor, habría tenido que volver andando a casa. Sé la mengua de diversión que eso supuso para Ud., por eso le agradezco el esfuerzo.

A don Escupitajos: Gracias por haber querido limpiar mi sillín con sus babas. Pero la próxima vez ¡no se olvide de pasarle el trapico después, que por poco me mancho!

Mi bici, agradecida.
h1

La Marcha Verde (regular)

11 diciembre 2007

Y otra Marcha Verde que cae… ésta de éxito discutible, antiéxito diría incluso: si de normal somos nosotros los que nos reimos de los cocheros, atascados en su urna de cristal por el módico precio de 3,000 pounds al año, esta vez eran los cocheros los que se reían de nosotros, calados como estábamos, y a merced de la furia de los elementos. Porque man, una cosa es ir de un sitio a otro bajo la lluvia, apretándole al pedal para llegar rápido, y otra muy distinta dar vueltas sin ton ni son, a dos por hora, y parándonos cada dos segundos, ora para compactar, ora para protestar. Porque protestar protestamos, sí señor, y mucho, y muy fervientemente, pero los ánimos y los números menguaban conforme aumentaba nuestra mojadez. Por lo que respecta a mi comitiva, tuvo que desertar en los 3/4 del camino. Flojeras!

Bueno, ahí van un par de fotos:

2007-12-08 climate change bike ride (1)

 

2007-12-08 climate change bike ride (3)
(En esta salimos protestándole a un Tesco,
que hace cosas muy malas.
Aún así no me puedo permitir leche de soja de ninguna otra marca. Hipócrita!)

Pero no se queden ahí y vean otras marchas que tuvieron más éxito:
* La marcha verde (buena)
* Ciclonudista 2006 en Londres
* Ciclonudista 2007 en Londres
* El día de las bicicletas

A %d blogueros les gusta esto: