Posts Tagged ‘Canary wharf’

h1

El Barco Fantasma de North Greenwich

5 marzo 2009

Londres. Si para el caminante depara lugares sorprendentes a cada paso, al ciclista le reserva un nivel de sorpresas práticamente intolerable en cada viaje. La reacción natural del ciclista intrépido es limitar su capacidad de asombro, y no dedicarle más que una mirada ligera a lo que en otro sitio se convertiría en atracción turística de primera magnitud.

Hoy referiré un hallazgo del que tal vez no podamos hablar en esos términos, pero esa idea, obsesiva y recurrente en esta ciudad, hace ya tiempo que debía haberla plasmado aquí. Queda dicho.

Greenwich es un lugar hermoso e inspirador como ninguno, del que hacía ya tiempo que era amigo. Deleitaba con el siguiente recorrido a todas las visitas suficientemente aguerridas como para montarse en una bicicleta, y todas quedaban boquiabiertas: por el canal hasta Canary Wharf, fantástico, y túnel peatonal por debajo del río hasta Greenwich, toda una experiencia. Una vez con mi amiguete Pe fuimos un poco más allá, recorriendo North Greenwich hasta el O2.

North Greenwich, como la Isla de los Perros, es un antojo del Támesis. Mientras éste, ya casi hecho mar, se mece con aparente calma y las impresionantes alturas de Canary Wharf presiden la orilla opuesta, uno se va deslizando divertido por un circuito zigzagueante donde la única opción es continuar. Diversos hedores van amenizando el recorrido, procedentes de las añejas industrias que lo delimitan. En el camino, un alto, al lado del río, un solar; en un extremo, la Casa Sangrante, en el otro, el Barco Fantasma.

El Barco Fantasma de North Greenwich no es un barco cualquiera. Su curiosa forma, en L, hace dudar en primera instancia de su naturaleza marinera. Es necesario pararse en la distancia y verlo mecerse suavemente para darse cuenta de ello. Una vez corroborado el dato, su extraña forma vuelve a desconcertar al visitante, que busca detalles en su estructura para encontrar una explicación. Por fin, un medidor de alturas a lo largo del palo vertical de la L, junto con un lecho de maderos y unos oxidados mecanismos, le dan a entender que se trata de una especie de barco reparador o transportista de otros barcos.

Mi amigo Pe, aventurero, saltó valientemente a cubierta; yo no lo hice hasta la siguiente visita. Más golosa que la cubierta, excitante pero prácticamente yerma, se presentaba la parte superior, con una casetilla y varios volantes que presumíamos moverían los mecanismos. Pero la escalera para subir, que era hueca y discurría por la parte de atrás directamente sobre el agua, tenía unos cuantos peldaños serrados, y alambre de espino en la barandilla.

Aún sin poder subir, el Barco nos fascinó. Su desgarbada magnitud, su propósito incierto, su extraña forma, su indefinida antigüedad, alimentaban nuestra imaginación vitamínicamente, y les preguntábamos a los ejes, barandillas y planchas por un nombre, una fecha que nos diese alguna pista. Callaban, y nada pudimos averiguar.

* * *

Tras el invierno, este fin de semana volví a visitar a mi amigo gigante, para presentárselo a Juan VI y Pe II. Pero ya no estaba. El solar se encontraba ahora cubierto de montañas de tierra, y sobre ellas gobernaba amenazante la Excavadora Destructora, amarilla y despiadada. Quise aventurarme al otro lado para llegarme hasta la Casa Sangrante, pero la Excavadora movía la pala desafiante. Sólo pude verla a lo lejos, horriblemente mutilada… sus ventanas, antes ciegas, estaban ahora llenas de luz, lo cual indicaba que ya le faltaba el techo…

North Greenwich jamás volverá a ser igual.

h1

Canary Wharf y la isla Canaria de Londres (iii)

20 mayo 2008

Todo lo cual, como ven, merece una buena visita, que ha de hacerse conjuntamente con la de Greenwich y de la manera que refiero a continuación: cójanse el Docklands Light Railway (nombre pomposo bajo el que se esconde la línea de metro que circula por los treneductos que he referido anteriormente) en Bank, por ejemplo, procúrense el primer asiento del primer vagón, vean cómo el tren se conduce solo, disfruten de las vistas y de la sensación de estar [en un videojuego / en una película / soñando despierto], bájense en la estación de Cutty Sark, dénse un garbeo por Greenwich, entren en Greenwich Park, suban al observatorio, pongan sus relojes en hora, vuelvan y cuenten.

Y si, como los señores de arriba, se están preguntando que qué tendrá que ver todo esto con las islas Canarias, pues ahora lo explico: primero por el nombre, que significa “Muelle Canario” y que no está puesto al tuntún sino que viene de que precisamente ahí llegaban los barcos que comerciaban con nuestras soleadas islas; y segundo por la curiosa relación mercantil en la que las “islas de los Canes” (o “Canarias”) comerciaban con la “Isla de los Perros” (o “Isle of Dogs”).

VALE.

h1

Canary Wharf y la isla Canaria de Londres (ii)

13 mayo 2008

Pero en 1967 las cosas empezaron a cambiar. El imperio había desaparecido, y con él cambiaron las pautas de comercio; los barcos se empezaron a hacer más y más grandes, hasta que dejaron de caber en los muelles, y en fin, todo empezó a irse al garete. Los puertos fueron cerrando, y con ellos las industrias, y entonces vino la depresión económica y el paro. Total que la cosa estaba muy mal, y cuando en 1980 cerró el último de los puertos pues pensaron que a ver qué iban a hacer con la zona. Se les ocurrió que rascacielos, así que se pusieron manos a la obra y esto es lo que les quedó:

pero dada esa bendita virtud anglosajona de no quitar absolutamente nada de lo viejo, pues los hicieron sobre los puertos, que siguen tal cual:

Y así queda explicada la semejanza de Canary Wharf con respecto a Nueva York y Venecia, y como otro ejemplo más de la comunión entre lo antiguo y lo moderno tan de aquí. De hecho, de tan moderno que es Canary Wharf parece que aún no haya pasado.

¿Y qué hace tanto rascacielo junto? Pues es un centro de negocios y comercial que anda a la gresca con la City para ver cuál es el amo del cotarro económico en Londres. Pareciera también, aunque no sea, que rivalizan de la misma manera en pintas per cápita a partir de las cinco de la tarde , porque en ambos lados le dan pero bien, eso sí, en Canary Wharf sin perder de vista las cotizaciones de bolsa no sea que se nos escape algún chollo .

Y como declaración de intenciones ante esta rivalidad, nuestro prota cuenta con los tres edificios más altos del Reino Unido, que son éstos que veis en la foto:

Y hasta aquí puedo leer.

[Siguiente]

h1

Canary Wharf y la isla Canaria de Londres (i)

10 mayo 2008

Bueno, pues ahora voy a explicar lo que es Canary Wharf y su semejanza con las islas Canarias, además de con Venecia y Nueva York (toma ya).

Para empezar por el principio, diré que lo primero fue que Dios creó los cielos y la tierra, lo cual incluía a la Isla de los Perros (Isle of Dogs), que es donde está Canary Wharf. Después de eso pasaron muchas cosas aburridas, que no referiré para alivio del lector, hasta que llegó un día que construyeron unos puertos en la susodicha isla. Era 1802, con el imperio británico en plena expansión, y como entonces todo se hacía con barcos porque aun no había aviones ni internet, pues ya os podeis imaginar la suerte que corrió un puerto en la capital: el más concurrido e importante del mundo durante más de cien años.

Pero además de ese trofeo, también cuenta en su vitrina de medallitas con ser el primero en usar grúas hidráulicas y con tener el segundo treneducto del mundo (1840), que servía para comunicar el centro de la ciudad con los puertos, y en el que los trenes no tenían la máquina con ellos, porque estas máquinas antiguas a veces explotaban, sino que la tenían al final de la vía y tiraba de ellos con una cuerda. También contribuyó a que el meridiano de Greenwich sea el meridiano de Greenwich y no cualquier otro de los que hay por ahí (si quieren saber el porqué, se lean esto), y también fue aquí desde donde el conde Drácula salió de vuelta a Transilvania tras su infructuoso periplo londinense.

Siento no poder poner ninguna foto de nada de esto pero es que fuí ayer y ya era tarde.

Y hoy también es tarde ya, así que mañana más.

A %d blogueros les gusta esto: