Posts Tagged ‘Isle of Dogs’

h1

Canary Wharf y la isla Canaria de Londres (iii)

20 mayo 2008

Todo lo cual, como ven, merece una buena visita, que ha de hacerse conjuntamente con la de Greenwich y de la manera que refiero a continuación: cójanse el Docklands Light Railway (nombre pomposo bajo el que se esconde la línea de metro que circula por los treneductos que he referido anteriormente) en Bank, por ejemplo, procúrense el primer asiento del primer vagón, vean cómo el tren se conduce solo, disfruten de las vistas y de la sensación de estar [en un videojuego / en una película / soñando despierto], bájense en la estación de Cutty Sark, dénse un garbeo por Greenwich, entren en Greenwich Park, suban al observatorio, pongan sus relojes en hora, vuelvan y cuenten.

Y si, como los señores de arriba, se están preguntando que qué tendrá que ver todo esto con las islas Canarias, pues ahora lo explico: primero por el nombre, que significa “Muelle Canario” y que no está puesto al tuntún sino que viene de que precisamente ahí llegaban los barcos que comerciaban con nuestras soleadas islas; y segundo por la curiosa relación mercantil en la que las “islas de los Canes” (o “Canarias”) comerciaban con la “Isla de los Perros” (o “Isle of Dogs”).

VALE.

h1

Canary Wharf y la isla Canaria de Londres (i)

10 mayo 2008

Bueno, pues ahora voy a explicar lo que es Canary Wharf y su semejanza con las islas Canarias, además de con Venecia y Nueva York (toma ya).

Para empezar por el principio, diré que lo primero fue que Dios creó los cielos y la tierra, lo cual incluía a la Isla de los Perros (Isle of Dogs), que es donde está Canary Wharf. Después de eso pasaron muchas cosas aburridas, que no referiré para alivio del lector, hasta que llegó un día que construyeron unos puertos en la susodicha isla. Era 1802, con el imperio británico en plena expansión, y como entonces todo se hacía con barcos porque aun no había aviones ni internet, pues ya os podeis imaginar la suerte que corrió un puerto en la capital: el más concurrido e importante del mundo durante más de cien años.

Pero además de ese trofeo, también cuenta en su vitrina de medallitas con ser el primero en usar grúas hidráulicas y con tener el segundo treneducto del mundo (1840), que servía para comunicar el centro de la ciudad con los puertos, y en el que los trenes no tenían la máquina con ellos, porque estas máquinas antiguas a veces explotaban, sino que la tenían al final de la vía y tiraba de ellos con una cuerda. También contribuyó a que el meridiano de Greenwich sea el meridiano de Greenwich y no cualquier otro de los que hay por ahí (si quieren saber el porqué, se lean esto), y también fue aquí desde donde el conde Drácula salió de vuelta a Transilvania tras su infructuoso periplo londinense.

Siento no poder poner ninguna foto de nada de esto pero es que fuí ayer y ya era tarde.

Y hoy también es tarde ya, así que mañana más.

A %d blogueros les gusta esto: